La memoria y la imaginación: las herramientas del escritor.

05.11.2011 14:14

“Para tener mucha imaginación hay que tener buena memoria”.
            Ortega y Gasset.

 

            Aquel que tome la decisión de dedicarse al oficio de escritor (o todo aquel que en su profesión tenga que escribir textos), necesita herramientas. Eso es lógico. Un carpintero necesita de la madera (que es su herramienta prima y sus herramientas que son el serrucho, clavos, martillos y demás.

 

            ¿Cuáles son las herramientas del escritor? No son sólo el papel, la pluma fuente, la computadora, entre otros. Las herramientas del escritor van más allá. Tenemos por ejemplo: la imaginación y la memoria.

 

            ¿De dónde cree que sale el término de musa? Si recordamos un poco la historia del pensamiento, nos podemos acordar que ellos hablaban de las musas quienes eran las diosas protectoras de las artes y eran hijas de Mnemosyne: memoria.

 

            Supongo que de ahí surge el hecho de que cuando queremos escribir le pedimos inspiración a las musas.

 

            En artículos anteriores reflexionaba sobre los retos a los que nos enfrentamos cuando estamos frente a la hoja en blanco. Y comentaba algunos aspectos que tienen que ver con nuestras actitudes y cuestiones técnicas de la escritura.

 

            En esta ocasión consideré que es muy oportuno que retomemos la idea de que para poder escribir con cierta naturalidad, es necesario llamar a las musas.

 

            La verdad es que la imaginación es un elemento importantísimo en lo que respecta al deseo de escribir algo. Recuerdo en algunas entrevistas que tuvieron la fortuna de hacerle a Julio Cortázar, como él, de manera recurrente decía que tenía “recuerdos” que se encontraban en sus genes, los cuales tomaban posesión de él. Hablaba incluso de las coincidencias literarias con su devenir histórico personal.

 

            Si no mal recuerdo, se comenta en las clases de historia literaria que la obra de “Casa tomada” de dicho autor fue producto de un sueño. Como podemos entender, la imaginación es un recurso muy importante que debemos ejercitar, desarrollar y perfeccionar. La imaginación no es un atributo de los niños.

 

            Y en lo que concierne a la memoria, tenemos un caso excepcional. Una biblioteca viviente, me refiero a Jorge Luis Borges.
            

Volver

Encuesta

Te gustó el artículo.

Votos totales: 1

Contacto


La Paz, Baja California Sur, México.

Skype: Abnerpantoja